Visitante numero...

jueves, 7 de noviembre de 2013

Día 602. Get Over It.

Tenía tres años cuando se convirtió en una bebida mezclada.
Una parte de soledad y dos partes de tragedia.

Empezó terapia en octavo grado, con una personalidad formada por las pruebas y las píldoras.
Viviendo como si LAS SUBIDAS FUERAN MONTAÑAS Y LAS BAJADAS ACANTILADOS.

Una adolescencia que arrancó con las drogas, cuatro intentos de suicidio en una ola de antidepresivos...
1% a causa de las pastillas. 99% a causa de la crueldad.

El primer intento de suicidio fue en décimo grado, cuando un niño que aún tenía a su mamá y a su papá, tuvo la audacia de decirle: "SUPÉRALO".

Como si la depresión fuera algo que se pueda remediar con cualquiera de las cosas que encontrarías en un kit de primeros auxilios.

Desde ese día, es como una dinamita con mecha en las dos puntas, ambas prendidas.
PODRÍA DESCRIBIR CON DETALLE LA FORMA EN QUE EL CIELO SE INCLINA EN LOS MOMENTOS EN LOS QUE ESTÁ A PUNTO DE CAER.

A pesar de un ejército de amigos que le dicen que es una inspiración, sigue siendo un tema de conversación entre las personas que no pueden entender que a veces convertirse en alguien libre de pastillas, tiene menos que ver con la ADICCIÓN y más que ver con la CORDURA.




"Éramos rarezas haciendo malabares con la depresión y la soledad, jugando al solitario y a girar la botella. Tratando de esquivar nuestras heridas y sanar.
Pero por la noche, mientras los otros dormían, seguíamos caminando por la cuerda floja.
Era algo normal. Y sí, alguno de nosotros cayó.

Pero quiero decirles que toda esta mierda SON SÓLO LOS RESTOS SOBRANTES DE CUANDO NOS ABRIMOS PARA DECIR LAS COSAS QUE PENSAMOS.
Lo que solíamos ser.

Y si no ves nada bello en ti mismo, CONSIGUE UN ESPEJO MEJOR. MIRA UN POCO MÁS CERCA, MIRA UN POCO MÁS. Porque hay algo dentro de ti que te hizo seguir intentándolo.

A pesar de todos los que te dijeron que lo dejaras.

Algo que creó un molde alrededor de tu corazón roto. Y LO CREÍSTE.

SE EQUIVOCARON.

Porque, ¿cómo puedes aguantarte sobre la tierra si todos a tu alrededor quieren enterrarte bajo ella?
TIENES QUE CREER QUE ESTABAN EQUIVOCADOS.


Tienen que estar equivocados. 
¿Cómo haríamos entonces para estar aquí?
Hemos crecido aprendiendo a animar a los más débiles, porque nos vemos a nosotros mismos en ellos.
Nos mantenemos a través de una raíz fundada en la creencia de que no somos lo que los demás pensaban que éramos. 

No somos coches abandonados, estancados en una carretera vacía.

Y si de alguna manera lo estamos, no os preocupéis, salimos a pasear y a recargar la gasolina.


Somos los ecos apagados de voces clamando historias que nunca más nos lastimarán.

Por supuesto, lo hicieron.
Pero nuestra vida seguirá siendo un acto de equilibrio...
Que tiene menos que ver con el DOLOR, y más que ver con la ESPERANZA".


No hay comentarios: