Visitante numero...

sábado, 31 de marzo de 2012

Comienzo de la Tercera Semana.

"SÁNAME
HE ESTADO SANGRANDO POR MUCHO TIEMPO.
JUSTO AQUÍ, JUSTO AHORA, 
DE ALGUNA FORMA LO DETENDRÉ
VOY A HACER QUE SE VAYA, YA NO PUEDE ESTAR MAS AQUÍ, 
PARECE QUE ES LA ÚNICA MANERA.
PRONTO ME IRÉ, ESTOS SENTIMIENTOS SE IRÁN, 
ESTOS SENTIMIENTOS SE IRÁN
AHORA VEO QUE LOS TIEMPOS HAN CAMBIADO, 
DEJÁNDONOS, PARECE TAN EXTRAÑO, 
ESPERO PODER ENCONTRAR, 
DONDE DEJAR ATRÁS MI DOLOR.
TODA LA MIERDA QUE APARENTO SOPORTAR, 
TODA LA SOLEDAD QUE APARENTO DESTRUIR.
HE VIVIDO LO MEJOR QUE HE PODIDO, 
¿ESO NO ME HACE UN HOMBRE?"

KoRn-Alone I Break


Tercera Semana.
Tercera subida de dosis y así hasta tres meses.
Después la subida definitiva.
Subo y bajo, sin más.

Conseguí mantenerme sin llorar ni flaquear una semana, me sentía muy orgullosa.
Por suerte, he tenido bellísimos momentos últimamente en los que mis seres queridos me cogían las manos y me animaban a seguir adelante. Ellos lloraban más que yo mientras me pedían que siguiera respirando.
Por desgracia, después del gran día de ayer, justo al despedirme siempre sufro ese "ataque de pánico" acompañado de una especie de síndrome de abstinencia. No quiero dejar pasar el momento de felicidad.
Esta mañana he pasado miedo de verdad. Los efectos secundarios asustan bastante. Dormía, desperté y no paraba de temblar. Tenía frío aunque estaba a temperatura normal y me tapé con el nórdico. El mayor agobio era tener las pulsaciones a mil estando completamente relajada. Me dolía muchísimo el pecho. Al menos y por suerte le tenía a él a mi lado que me susurraba que me tranquilizase que se me pasaría. Me abrazaba con toda la ternura del universo y respiraba en mi oído. Conseguí volver a dormirme apoyada en su pecho escuchándole latir. Supongo que sincronizamos nuestros latidos, para variar.

Lo dicho, los efectos secundarios son horribles. Moratones espontáneos, pérdida del apetito, temblores, problemas estomacales, dolor de cabeza, náuseas, mareos, pérdida del equilibrio... (este último efecto lo sufro bastante más a menudo que el resto) pero de todas formas, todos son odiosos.
Cada día me vuelvo más desconfiada. Quizás en el momento en el que estoy con las personas sí que pienso que son sinceros y pondría la mano en el fuego por ellos, pero una vez alejada y metida en este cuarto ni siquiera me fío de mi sombra. No sé qué soy. No sé qué significo exactamente. Sigo sin saber porqué seguir con esto, mi última esperanza a mis ojos, mientras él me repite que sólo será la última si yo quiero que lo sea, y que si quiero ser feliz sólo tengo que creérmelo.

Últimamente todo el entorno tiene poder sobre mi estado anímico.
El tiempo que haga, los estudios, la familia, los amigos, los hobbies, él... TODO.
Cuando estoy mal me cuesta crear. Y crear es lo único que me da vida, pero para crear necesito tener motivación, que es precisamente lo que ahora me falta. Llevo sin pintar por placer desde San Valentín.
Tengo mucho sentimiento dentro que no dejo que salga porque no es el momento, aunque de vez en cuando se me escapan parrafadas eternas sobre lo rojo que tengo el corazón desde que apareció, y su poder de azularme absolutamente todos los días grises. Mi pequeño niño lleno de magia y sueños. Ese que me sujeta las manos con fuerza y me dice cuantísimo le duelo, me da consejos, soluciones, me cuenta experiencias y me dice que soy una persona bellísima, maravillosa y perfecta a mi manera. Me llena de vida y de fuerzas, de ganas para levantarme cada mañana. Sé que sin él no podría. Al menos hoy he despertado a su lado.
Pequeño trocito de puzzle, mitad de mi, si me estás leyendo, sólo puedo decirte que te quiero.


Hoy he flaqueado nada más llegar a casa. Me queda una semana eterna en la que no sé ni qué hacer. Estoy nerviosa e incluso tengo miedo. No quiero estar sola en ningún momento. La desconfianza aumenta y yo me tiro de los pelos sintiéndome terriblemente inferior a todo el mundo. Tengo que salir. Sigo cansada...



Ahora voy a intentar dormir.
Mañana por la mañana iré sola a Sevilla a mirar unas cosas...
Espero que el día me vaya medianamente bien y no flaquee ni una sola vez...


Pdata: Sé que hay personas que me leen sin conocerme absolutamente de nada. Simplemente saben que existo y me buscan. No sé el motivo, si preocupación o puro cotilleo, pero en fin... Bienvenidos. Esta sólo es una etapa de mi vida, con motivos de sobra... O al menos espero que sólo sea una etapa.


Buenas noches a todos.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Lo superarás, claro que sí preciosa :D Un abrazo enorme, de oso por ejemplo, con mucho cariño desde Málaga :)