Visitante numero...

martes, 11 de febrero de 2014

Every Day Is Exactly The Same. [698 Días]

"Echo de menos tus escritos en el blog, me gusta como escribes."



Me lo dijeron hace poco.
Yo también me echo de menos a ratos.



He venido a avisar de que esta no es una entrada poética ni bonita.
Tampoco es de esas con las que me encanta arrancaros el llanto.
Es sólo una entrada cruda y real, con palabras crudas y reales.


Las cosas cambian a velocidades vertiginosas y cada vez que vivo algo nuevo, confirmo aquello de que me estoy congelando y soy incapaz de sentir nada. Sólo algunas cosas.
Parece ser que lo que para mí es lógico y justo dentro de mi mente, para algunas personas "es un mundo", o "no saben llegar hasta ese nivel de comprensión con su exterior y su interior." Eso me lo han dicho esta misma noche. Y me ha sorprendido. Yo no sé ser de otro modo, pero quizás ese es uno de los grandes motivos por los que puedo sacaros sonrisas o lágrimas a quienes me leéis (y yo encantada de removeros las entrañas).

Estoy en una etapa rara de mi vida en la cual me enfrento a mis propios monstruos vistiéndome como ellos. Metiéndome a bucear en ese mar negro que tengo dentro, sentándome en mi propio trono y poniéndome mi corona de espinas personal. Casi me reconozco cuando me enfrío, cuando soy capaz de oler y saborear mi sangre y me miro en el espejo, blanca y con esa cara de no haber dormido desde el miércoles por la noche... cuando en el calendario pone que es sábado por la mañana.

{...}

He venido a dejar por escrito que no voy a abandonar, pero voy a autodestruirme para poder llegar hasta mí. Hasta el núcleo. Voy a destriparme hasta encontrarme. Nadando en mi sangre.


Atadme. Aún así, no pararé hasta llegar al fondo de esto. Probablemente si alguien me ata, me haré daño hasta desatarme. Tengo que hacer esto. Tengo que tirarme por ese acantilado, tengo que ver ese fondo, tengo que clavarle la mirada al abismo para que mire dentro de mí y pueda comprender por qué tengo una pesadilla dentro.


El cuerpo es una carcasa que estoy atravesando de las maneras más increíbles para poder nadar dentro de mi ser, y no me importa herir este disfraz para cruzar la puerta.



Volveré, sé cuidarme, lo prometo.
Simplemente, son tiempos difíciles para los soñadores.
Y mis monstruos ya no quieren dormir más.


Para cuando abráis los ojos, ya habré vuelto.



Z.



"I can't remember how this got to started, but I can tell you exactly how it will end."

1 comentario:

7 dijo...

Quien no vive, no sueña...


estás en el reino,
eres un pez ahora, una Dama al poco,

y un rato después

una de los siete hermanos...



lo sabes ya...




nada cambia...




Arranca una de las paginas del libro....




e´l te lo perdonará...





por ser la pequeña...


por ser tu,




que ves en colores...