Visitante numero...

martes, 3 de abril de 2012

Proyectos y miedos.

No sé muy bien cómo deciros que estoy, porque no lo sé ni yo.
Creo que bien. No sé si por mi misma o por las pastillas.
Quiero creer que es por mi y que estoy mejorando.


"The grass was greener
 The light was brighter
 The taste was sweeter
 The nights of wonder
 With friends surrounded
 The dawn mist glowing
 The water flowing
 The endless river...

Forever and Ever."

Pink Floyd- High Hopes.

Foto de ayer, es para que me veáis un poco la cara, que últimamente no subo ninguna foto aquí.

Actualmente me mantengo ocupada.
Estoy leyendo un libro de mi querida Patti Smith, se llama Just Kids.
Cuando lo termine tengo El retrato de Dorian Gray y un cómic de Batman prestado por mi queridísima Salo, siempre tan dispuesta a hacerme reír :) (aparte de los numerosos libros que tengo aquí que quiero releer, como todos los de Nietzsche, Peter Pan étc...) pero voy por partes según me apetece.

Proyectos, unos cuantos. El otro día fui a por el nuevo objetivo de mi cámara, que me tiene enamorada de lo barato que me salió de segunda mano, pero está PERFECTO. Pesa muchísimo pero me tiene loquita y estoy deseando empezar a hacer los encargos que me mandan y sesiones a pequeños seres a los que quiero (ya sabéis que va por vosotros). Después de comprarlo, Salo me enredó, terminamos comiendo juntas, comprándonos el mismo vestido y yendo al Dragón Verde un rato. Nos maqueamos en el baño a toda prisa hartándonos de reír. Ella si que sabe sacarme una sonrisa de esas gigantes. Te quiero rubia, (por si me lees).

Quiero arreglar ya la rueda trasera de mi bici para salir con ella en cuanto haga mejor tiempo. Cámara a cuestas y Daydream de Robin Trower en el mp3. Campos de trigo a las afueras del pueblo con ese color amarillo que me esperan para que me pierda en ellos, como en los noventa. Escuchar Pink Floyd mientras camino sin pensar en nada... y en todo. Después de semana santa hago tardes en la biblioteca con Salo precisamente, copiando apuntes e hincando los codos. Prefiero eso a quedarme en casa, la verdad.

Este jueves me marcho a Cádiz y a Jerez. A ver a mi mejor amiga, que hace bastante que no podemos vernos por problemas de dinero, y a tatuarme las muñecas. Ya llevo como tres años sin tatuarme pero estos dos que me voy a hacer tienen un significado muy muy grande... ya los colgaré por aquí cuando los lleve encima. Espero que el mar cure unas cuantas de mis heridas, como antes solía hacer, y que los tatuajes me recuerden cada vez que los mire que yo puedo, siempre. No sé como saldrán las cosas.

Sigo teniendo un miedo terrible. A estar sola, al abandono, a que dejen de quererme. A ser sustituida, quizás olvidada... quién sabe. Últimamente no tengo motivos, pero es un problema que sigue ahí. De autoestima, dicen. Tengo que superarlo. Tengo precisamente a una personita perfecta que me abraza y me jura y perjura que soy insustituible y jamás nadie ocuparía mi lugar. Debo creer. Debo tener fe en ello, fe en mi.

Los días transcurren con calma y lluvia. Intento no decaer. Llevo muchos días sin llorar. ¿Tres? Pero el otro día fue de emoción, así que no cuenta. Voy a volver a coger mi libreta negra que llevaba a todas partes. Hace un tiempo que me da miedo abrirla porque hay escritos episodios terribles en ella. Voy a hacer un paréntesis y un margen e iré escribiendo mis andanzas. El camino recto que siempre desvío, como es costumbre en mi, porque como diría Patti Smith, aún soy solo una niña, y necesito seguir aprendiendo.

Tengo poco más que contar. Paso los días lo más ocupada posible. Aún no tengo fuerzas para volver a pintar por placer, pero en Cádiz quiero escribir...necesito escribir una carta.


Para terminar, una nota para ti, con algo que te he repetido mil veces, pero en fin...
A veces no está de más recordarlo.


Uskon meihin. Uskon magiaan. Uskon meidän ainutlaatuinen yhteys. 
Mielestäni on paljon, paljon enemmän. 


Rakastan sinua. 
Ja ennen kaikkea ... 


Kiitos.






Sin más buenas noches a todos y hasta la próxima.
Gracias por leer.

2 comentarios:

Yuna dijo...

Yo también tengo ganas de arreglar mi bici y salir a dar vueltas aprovechando el buen tiempo. Lo malo... es lo de siempre. En este pueblo de mierda en el que vivo no me quiero cruzar con nadie.

Me alegro de que estés mejor. A veces está bien eso de hacer borrón y cuenta nueva. Mirar adelante, dar un paseo, dibujar un rato, tomar un café y no pensar en lo malo.

Ya nos enseñarás tus tatuajes.

La Petite Poupée dijo...

Eh, Sirenita Azul, quiero que sepas que me encanta verte así, ocupada y con más ánimo. No lo dices, pero se nota en tus letras, así que algo mejor sí que estás :)

Un besazo enorme enorme^^