Visitante numero...

lunes, 30 de abril de 2012

Hoy sólo quiero...

bailar en tu cintura.



Despiértame con un "buenos días princesa" y mátame de felicidad.
Mis días siempre empiezan contigo. Suelo soñarte.
Hay días y días. Hoy he sido un poquito feliz. Tienes mucho que ver.
Me has dicho "cuando tu quieras" y me he sentido libre, como antes.

Hay sensaciones que echo de menos y me entristece no poder ni recordar.
A veces vuelven, a veces se marchan y creo que no volverán.
Me da miedo convertirme en un puntito sin importancia en el pasado.
Me dan miedo muchas cosas, como dejar de ser quien soy para ti.
Conexiones. Místico, decías. Creo, creo, creo. Tengo fé. Inagotable.

Nunca dejo de lado lo fuerte que me haces latir, y sin embargo
hoy sólo quiero pensar en que un día más es un día menos para respirar a dos milímetros de tu boca.
Un día menos para perderme en tu pelo y en los túneles que se forman en tus pupilas cuando me miras.
Un día menos, quizás, para morir en ti por la noche y descansar sincronizando latidos,
y despertar mirándote, haciéndote volar ya casi despierto. El éxtasis de tus caderas. Observar tu piel a media luz. Ese tipo de maravillas que me deleitan de ti. Eres luces y sombras. Somos uno.

Suelo tener miedo, suelo desconfiar y nunca soy completamente feliz pero...
Cuando apareces, no necesito nada más, todo lo gris se disuelve en tu azul y ni siquiera necesito decir nada...
Ni siquiera recuerdo porqué lloraba unas horas atrás...

Que nos llueva y me moje. Que quiero seguir temblando y que me abraces. Que se acabe el mundo, que me da igual si tu me coges la mano.  Que me rompa en mil pedazos si me recoges y me reconstruyes. Que pase lo que pase, nada nos aleje jamás.


...Mi ser tiende a echar de menos tu saliva corriendo por mi espalda, tus abrazos repentinos, esa manera de agarrar mi mano con fuerza cuando menos lo espero, tu cara de buenos días y buenas noches y esos piropos que no vienen al caso. Esos besos sin pausas que acompañan mil suspiros y esas sonrisas que no se parecen a las de nadie que haya conocido jamás.



No hace falta que te asombres, siempre sabes lo que pienso aunque estemos a oscuras.
Así que ven.
Yo te espero donde siempre.





...Hoy pensé en follarme a la vida... pero resulta que para mi, vida eres tú.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Me encanta verte tan azul :)