Visitante numero...

jueves, 2 de febrero de 2012

Sólo son detalles...

Me encantas.
No hay nada más cierto en estos momentos. 
Cada detalle, cada gesto...



Adoro...

Despertarme contigo y darme cuenta de que no has dejado de abrazarme en toda la noche.
 Que siempre tengas consejos que darme, paciencia para escucharme.
 Cuando yo soy feliz, tú sonríes de manera automática, alegrándote por mí.
 Valoras mi arte y presumes de él más que yo misma. Es la mayor satisfacción del mundo.
 Que siempre quieras que te cante algo cuando sacas la guitarra. Que cantes conmigo espontáneamente.
 Que me hagas la comida y siempre te salga bien a pesar de los experimentos que montamos.
 Que yo te de un masaje, y cuando te los pida me digas que tú "eres más de dar besos".
 Que no quepamos los dos en la ducha, y sigamos empeñándonos en ducharnos juntos.
 Cuando coges la guitarra y te pones a tocar y cantar dando saltitos por el piso. Me haces reír.
 Cuando te indignas y haces mil aspavientos y pareces un diccionario de latín.
 Cada vez que corriges a alguien y te lías entre tecnicismos. Listillo :)
 Tu espontaneidad, tus bromas, cuando "pones el automático".
 Lo bien que encajan tu cuerpo y el mío como piezas de puzzle. Mi cabeza en tu hombro, siempre.
 Que cada vez que te hable y me ría con tonterías, te contagie.
 Cuando tengo algún detalle contigo y se te pone esa cara de amor y chiribitees.
 El parecido que te traes con Kurtco, que lo sepas y me digas que "tú aprecias la vida".
 Que seas un mini grunge que a pesar de todo, se ducha y sabe ser feliz.
 Que me llames hispter, yo a tí gafapasta y después nos riamos porque odiamos ambas cosas.
 Cada vez que me monto en el coche, suena Alice in Chains, y siempre me recuerda a ti.
 La manía que tienes de hacerle agujeros a las mangas para meter los dedos. Es adorable.
 Tu ya registrada combinación vaqueros + camiseta + camisa de cuadros + converse.
 Que siempre me digas lo bonita que estoy, incluso recién levantada o despeinada.
 Tu forma de bailar. Sé que tienes ritmo, pero no puedo evitar reír.
 El farolazo que te diste el primer día que quedamos mientras me mirabas fijamente y hablabas sin parar.
 Café o cerveza. Que me obligues a desayunar diciéndome que la tostada me mira con pena.
 Que ahora el metro de San Bernardo siempre me recuerde a tí.
 Que el primer día que quedamos lloviera tanto y saliera el sol después, con nuestros ánimos.
 Que me entiendas como nadie cuando hablemos de ser "azules".
 Tu nórdico que huele a mí. Mi ropa que huele a tí.
 Que los abrazos siempre vengan antes que los besos, sincronizando latidos.
 Esa idea de que la señora tatuada en tu espalda es bollera y está enamorada de mí.
 La forma de tus labios. Tus ojos fijos. Tu pelo. Tus curvas. Tus manos. Tú. Y lo sabes.
 Sentir que nunca había encajado tanto con nadie, y que sea recíproco.
 Que me enseñes, que me expliques todo lo que no entiendo.
 Haber sido siempre yo misma contigo, y que me quieras por lo que soy.
 El respeto que guardas a las cosas que se lo merecen. 
 Que sepas defenderte y lo hagas de manera justa y limpia.
 Tu timidez que a veces sale de la nada.
 Tus silencios, que me dicen tantísimas cosas.
 Tus monerías, y eso que nunca me han gustado y se me hace raro.
 Lo bien que escribes, maldita sea.
 Nuestros besos perfectos que encajan tanto como nosotros.
 Quererte tanto, que me quieras tanto. Que nos de igual el mundo y nos centremos en ser felices.



Me has enseñado demasiado en este corto periodo de tiempo. Queda mucho más.
No podría terminar esta lista, porque siempre me sorprendes con algo nuevo.
Ya sabes que sin tí no, y que todo lo que pueda escribir se queda corto...
Eres demasiado. Me siento afortunada de tenerte a mi lado.

Gracias de corazón, por aparecer en mi camino.


Te quiero.

1 comentario:

La Petite Poupée dijo...

Que seas tan feliz con él (añado a la lista)

Un besazo, sirenita azul^^