Visitante numero...

martes, 7 de junio de 2011

Graógraman, la Muerte Multicolor.

Oyó la retumbante voz del león que decía - ¡Señor! ¿Has pasado así toda la noche?

Bastián se incorporó rápidamente, frotándose los ojos. Estaba entre las zarpas delanteras del león (...)

-¡Ay! -Balbuceó Bastián- pensé... pensé que estabas petrificado. 


-Lo estaba -respondió el león-. Muero cada día cuando cae la noche, y cada mañana despierto de nuevo.


-Yo creí que era para siempre -explicó Bastián.


- Cada vez es para siempre -repuso Graógraman enigmáticamente.

Se puso en pie, se estiró y desperezó, y anduvo de un lado para otro de la caverna como hacen los leones. (...)De pronto se detuvo en sus paseos y miró al muchacho.

-¿Has derramado lágrimas por mí?
Bastián asintió en silencio.


-Entonces -dijo el león-, no sólo eres el único que ha dormido entre las zarpas de la Muerte Multicolor, sino también el único que ha llorado su muerte.


Bastián miró al león, que volvía a andar de un lado a otro, y por fin le preguntó en voz baja.
- ¿Siempre estás solo?


El león se detuvo de nuevo, pero esta vez no miró a Bastián. Mantuvo la cabeza vuelta y repitió, con voz retumbante:
-Solo...


La palabra resonó en la caverna.


-Mi reino es el desierto... y el desierto es también mi obra. Adonde quiera que vaya, todo se convierte en desierto a mi alrededor. Lo llevo conmigo. Soy de un fuego destructor. ¿Cómo podría tener otro destino que una perpetua soledad?
Bastián calló confuso.


-Tú, señor (...) podrás responderme: ¿Por qué tengo que morir al caer la noche?


-Para que en el Desierto de Colores pueda crecer Perelín, la selva Nocturna.


-¿Perelín? -repitió el león- ¿Qué es eso?


Y entonces Bastián le habló de las maravillas de la jungla hecha de luz viva. Mientras Graógraman escuchaba inmóvil y sorprendido, le describió la diversidad y magnificencia de las plantas brillantes y fosforescentes que se multiplicaban por sí solas, su crecimiento incesante y silencioso, su hermosura y su tamañó indescriptibles. Hablaba con entusiasmo y los ojos de Graógraman resplandecían cada vez más.


-Y todo eso -concluyó Bastián- sólo puede ser mientras estás petrificado. Pero Perelín lo invadiría todo y se 

sofocaría a sí mismo si no tuviera que morir y deshacerse en el polvo, una y otra vez, en cuanto tú despiertas. Perelín y tú, Graógraman, sois una misma cosa.

- Señor -dijo luego- ahora sé que mi muerte da la vida y mi vida la muerte, y que ambas cosas son buenas. Ahora comprendo el sentido de mi existencia. Gracias.



"La historia interminable", Michael Ende.

No hay comentarios: