Visitante numero...

viernes, 9 de abril de 2010

Cosas que pasan.

A veces me pregunto por qué hay personas que juzgan sin saber.

Es algo que llevo preguntándome mucho tiempo,pero al fin y al cabo siempre acaban en lo mismo...La gente es tan cerrada que sólo mira por sus ojos y no se pone en la piel de nadie,ya nadie mira en el interior de los demás...Pero hoy quiero hablar de los padres.

Siempre ha habido padres que o se pasan,o no llegan.Unos dejan a sus hijos demasiada libertad,hasta que algunos al final acaban tirados en la calle.El término intermedio es básicamente el que tengo yo,tengo mis obligaciones,pero a la edad que tengo hago prácticamente lo que quiero.Es algo que me he ganado a pulso,soy sincera,no miento y siempre lo tengo todo planeado.Me lo he ganado con responsabilidad y esfuerzo,pero sobretodo con madurez.

Pero hay padres que directamente no saben lo que hacen.
Ellos creen que sí,pero no es cierto.Piensan que encerrando a sus hijos hasta que cumplan 20,oliéndoles al llegar de casa,preguntándoles constantemente qué hacen,con quién van,leyendo sus diarios más personales y controlando el ordenador,van a salvarlos de la desgracia.No es cierto.Uno no puede crecer si no se equivoca,no puedes madurar si no vives la vida tal y como es.Ahora llevan a los hijos al psicólogo por hablar con sus amigos por messenger.Los tratan como a enfermos o a tarados sólo porque llevan un corte de pelo inusual,o porque no se visten como estereotipos ya marcados,como niños bien,que de niños bien tienen muy poco.

La gente no se marca por como vaya vestido,la gente se marca por dentro.Esos padres que no hablan con sus hijos,que no dejan que se expresen,que los encierran y que no les dejan ser felices.Esos padres,son los que volverán a sus hijos cuerdos,en locos obsesivos por ser perfectos,y cuando esos padres sean viejos,mayores,sus hijos pensarán que sólo pueden salvar a sus seres queridos encerrándolos en burbujas sin dejarles respirar.Esos padres son los que convierten en locos a sus hijos,cuando son perfectamente cuerdos.

Así que,padres,cuidad muy bien lo que hacéis.Esto es sólo un consejo,nada más.Una nota,un texto sin importancia para algunos pero con mucha para otros.Estos días este tema me afecta y me duele,aunque no sea directamente.Me encantaría cambiar lo que esté en mi mano,pero nunca se sabe lo que puede pasar en el momento más concreto.Sólo sé,que mañana me levantaré,me teñiré mi pelo de "chico",de "punki" de "tirado de la calle", de azul y púrpura,me daré una ducha,me subiré la cresta,me pondré lo más estrafalario de mi repertorio,y saldré a la calle con una sonrisa,para hacer felices a todas aquellas personas que se sienten encerradas,enjauladas y a su modo,maltratadas por la vida que les toca vivir.Y nadie,nadie,me va a separar nunca de las personas que quiero,por mucho que se opongan esos padres sobreprotectores.

Porque a veces,las personas más humildes y sinceras,no somos ovejas estereotipadas de la calle.

Ante todo,ser uno mismo,y no dejar que te cambien.
Luchar por vivir,y por sobrevivir,a pesar de todo.

Podemos volar.




Z.

1 comentario:

GoRa dijo...

Crreo que los padres deverian dejar que los hijos se equivoquen, hagan las cosas mal, manden sus vidas a la mas necesaria mierda, porque asi, se forjaran como personas con experiencias y sabran estar en el mundo.




GoRa:]