Visitante numero...

domingo, 5 de abril de 2015

Follow the black rabbit. 13.

No quiero que pase mi vida sin haberte dado las gracias.



En este caso y tratándose de ti, yo siempre soy la que no conoce los rodeos.
Y no quiero hablarte desde mi lugar, desde mi etiqueta en tu vida. Quiero hablar de ti como alguien que está, que te conoce y te quiere. Quiero hablar como una espectadora que tiene suerte de formar parte de tu mundo.


Debería darte las gracias.
Me gusta la relación que tenemos porque me parece rara, como nosotros. Porque me agrada la idea de que el 90% del tiempo seamos como críos que se pelean y mientras están riéndose. Porque me gusta que choquemos y sepamos discutir. Que seamos dispares. Y que luego, cuando yo ya me haya puesto de todos los colores y haya puesto el mundo patas arribas, me abraces y me digas "pero yo te quiero, ¿vale?"

Porque tú eres único en tu especie y se me da muy bien encontraros. Y no sé cómo encontrar las palabras para agradecer TODO lo que has hecho por mí desde el principio. Que no es sólo el hecho de que compartamos vida, es más que eso. Desde que apareciste me has deseado lo mejor aunque no sea contigo, y eso es TAN DIFÍCIL de encontrar que ni te lo imaginas. Todos los favores, el apoyo, las llamadas, los abrazos, cuantísimas veces me has secado las lágrimas y me has hecho reír sin pausas. Es impagable.

Probablemente seas la persona con  las intenciones más claras del mundo, probablemente seas la persona con menos maldad que conozca. Eres un ser puro de la cabeza a los pies. Lo que se ve es lo que hay y no escondes nada. No hay falsas intenciones. No hay maldad. No hay dos caras. Y eso es lo mejor de ti.

Te admiro. Créeme. Y sé que chocamos muchísimo, pero eres admirable dentro de todo tu cúmulo de cosas. No tienes comparación con nada y actualmente sólo me queda enmudecer ante tu actitud. Ojalá fuera como tú en muchos aspectos. Ojalá pudiera tener tu templanza. Ojalá.

Gracias un millón de veces. Me has hecho crecer y amar cosas que ni siquiera sabía que existían. Me has hecho aprender y aprenderte. Y pase lo que pase siempre serás parte de lo que yo soy.


Estoy muy orgullosa de que estés en mi vida.



Te quiero.


Sabes que esto es para ti.



No hay comentarios: