Visitante numero...

miércoles, 11 de mayo de 2011

Cosas que creí olvidadas.

Había olvidado como era hace 6 años.
Una oscurita con corset de vinilo que pululaba por fiestas goticosas.

Había olvidado a los energúmenos sevillanos que en su día tanto me insultaron, a pesar de ser ellos unos frikis oscuritos "súper true", que se metían con los demás porque "no éramos tan guays como ellos". También olvidé que precisamente son los mismos que hoy en día me hacen la pelota y me hablan de lo maravillosa que soy. Vivir para ver. Al menos me alegro de ignoraros tantísimo.

Había olvidado cuanto viajé, cuanto reí, cuanto sufrí, y sobretodo, cuantísimo amé.
No había mujer sobre la faz de la tierra más enamorada y más ciega que yo.
No me daba cuenta de cuánto me estaba utilizando aquella persona, (o quizás si y me vendaba los ojos...) y eso me costó 4 años de mi vida llenos de lágrimas y desesperación constante.

Haciendo recuento, he perdido a muchas de las personas que más quise en aquellos años. A otras las conservo felizmente a mi lado. Pero las más importantes me dejaron, y además, de una mala manera.

Pero si me pongo a contar, por aquellos años conocí a la que hoy en día es mi mejor amiga. Y todo aquello me ha llevado a partir cada año al sur, a Cádiz. Eso me salvó. Ella me salvó. Conocí a mis amigos de allí, a personas maravillosas, más que eso, incréibles, que después de 4 años siguen demostrándome su valía. Y lo mejor es que cada año que pasa conozco a más y más personas maravillosas que hacen que mi vida merezca aún más la pena ser vivida. Los años nos cambian tanto...



Por eso hoy va por vosotros.
Por todos los que dejé atrás...aquellos que me dejaron voluntariamente, aquellos otros que se marcharon silenciosamente...por él...que se fué sin decir adiós...

Pero también va por aquellos que aún siguen conmigo.
Por ese amor profundo, del que hace tanto que no sé nada, pero sigue dentro de mí.
Por todos los que conocí y que se mantienen conmigo.

Y sobretodo por tí, Rocío...


Tu me salvaste.
Me hiciste volver a nacer.
Fuiste un regalo de los años vividos...



Te quiero hermana mía.

1 comentario:

Victoria Karr dijo...

Sois siamesas como Lois Pereiro y Piedad o como el cuandro de Frida Kahlo.