Visitante numero...

lunes, 25 de abril de 2011

Y esque, a veces...

Pull me in...to your perfect circle...




Me cuesta ser esa máscara.

Y tengo que ser carne y hueso, músculos latentes llenos de vida y sangre.
Y es entonces cuando el alma, se me escapa por la boca.
Cada vez que te canto, sea día o noche, te beso con mis ojos y te hablo con cada movimiento.
No te puedes fiar de mí, ni de mis colores. Por dentro mi sangre corre oscura, hasta mi mente.
Cruzas mis ojos pero tú...tú no me miras...


Así que ahora corro, me desgarro la piel.
No importa la velocidad, ni los kilómetros, ni el sentimiento de dentro.
No tomé ninguna decisión sobre cómo llevar mi corazón a un punto muerto.
Ahí sigue a su ritmo, arañándome a cada pensamiento. Por eso se me hace incómodo.
Como tus ojos. No puedo vivir con tus ojos.
¿Cómo pretendes que pueda dormir con esa luz que desprenden?

No hay retorno.
Puedes desangrarte esperándome.
No quiero volver a casa y el sonido de las llaves ya me está dejando sorda.
Prefiero morir de dolor. Puedes correr y esconderte, porque olvidar, es mucho más difícil.
Demasiados días en gris, sin ser esa chica. Esa persona, que creéis que soy. Y no.
El cansancio está acabando con mi motor vital. La necesidad de desaparecer se acrecenta.
No quiero que me salven. Nadie puede salvarme de mí misma. Ni siquiera yo.
Creí...que sería un momento más...en un camino lleno de agujeros y piedras...
Y no...es un acantilado y yo...yo estoy al borde.

Y prefiero lanzarme al vacío...
A caer...
O a volar...


Porque necesito...
necesito un momento más...
de felicidad medicada...

Y necesito, urgentemente...
de mis alas...


Así que...
este, es el momento.

2 comentarios:

Ángel dijo...

I'm worry about you.

Cada vez que te encierras en casa te pones melancolica y triste. Y no me gusta. Es evidente que no podemos sonreir siempre, que no todos son risas y alegrias y que hay momento de bajón. Pero parece que llevas un bajón continuo, que te comes tu sola en tus adentro y tu oscuridad.

Y, ¿sabes? me raya muchísimo, porque luego te veo en la calle y pareces feliz. PARECES. Y no me gustan las máscaras, porque sabes que si necesitas quitartela estoy aquí, para escucharte y ver el mostruito que llevas dentro.

En fin pequeña. no me gusta leer todas estas cosas deprimentes. No me gusta saber que no vuelas y te falta algo.

Mejórate. Intenta sonreir.

Ángel.

La Petite Poupée dijo...

Entre el texto y la música parece que saltarás de un instante a otro, sin retorno.

Mucho, muchísimo ánimo con la oscuridad, preciosa. No dejes que te coma, no dejes que gane la partida y te empuje por el precipicio.

Un besazo!!!!