Visitante numero...

miércoles, 26 de enero de 2011

Ὀρέστης.

Reviéntame.


A veces quiero romperlo todo.
Hasta mi cabeza, por dentro, por fuera.
Seguro que de ella saldrían todas las ideas que no sé plasmar.
También mis cuerdas vocales y mis pulmones, por favor.
Quizás así podría decirte todo lo que no tengo fuerzas de expresar.
Podría contarte mis secretos, o gritarlos, o cantarlos.


Rómpeme el corazón como quien rompe un cristal de un puñetazo.
Así todos los sentimientos podrían ser libres fuera de mí.
Yo incluso pensé en romperme las venas en mil una temporada...
El dolor salía de ellas en un intenso color y podía, (o quizás intentaba) controlarlo.
Luego se derramaba sobre el papel y después...creo que después me dormía.
Después de todo eso no importa ahora, sólo este momento es el que nos rodea.


Podría (si hubiera querido) haber destruído todo de un plumazo.
Pero no lo hice, sólo protegí a quienes no sabían que tenían que protegerme.
Tampoco tenían fuerzas... Había pasado hace poco tal tragedia.
No me importa.
Esto me ha hecho ser quien soy.
Pero...



Nunca descartes mi venganza.
Siempre, siempre, guardo todo en mi memoria.
Hasta lo que la resquebraja.







Z.
Necesito un saco de pastillas.

2 comentarios:

Padawan dijo...

Alegrate de los sufrimientos que te hacen mas fuertes, alegrate del dolor, que te hace ser tú, alegrate de las injusticias, queu te hacen ser persona, alegrate de las personas, que te quieren, que somos muchas

Complejo de Úrsula dijo...

No habia leido esta entrada querida...me gusta...